domingo, 24 de diciembre de 2017

SIEMPRE TUVIMOS HÉROES




Siempre tuvimos héroes es una respuesta a las preguntas que nos asaltan sobre la Historia de España. “¿Tanto tenemos de que avergonzarnos? ¿Somos como se nos pinta y aún peor? ¿Hemos sido incapaces de dar un legado al mundo que no sea el del odio?”. Por ello esta obra con 13 capítulos independientes (aunque algunos de los protagonistas –de carne y hueso– “se cruzarán entre ellos por esas extrañas cábalas del destino o de la Historia”), muestra grandes hitos que han marcado la historia del humanitarismo español a lo largo de casi mil años, desde el 1085 hasta 1971, y sobre todo, que rescatasen a sus protagonistas del olvido que hoy, en ocasiones, padecen.

Comandante Fidel Pagés Miravé


Del índice saltan Fidel Pagés Miravé, militar y médico descubridor de la anestesia epidural; Alonso de Salazar y Frías, inquisidor y sacerdote célebre por oponerse a la condena por brujería de algunas aldeanas de Zugarramurdi; la Escuela de Salamanca, encabezada por Francisco de Vitoria y cuya trascendencia fue tal gracias a sus avances en materias como derecho humanitario o ciencia económica; el M.A.S.H. español, médicos y sanitarios que participaron en la Guerra del Vietnam; Juan Luis Vives, humanista hacedor del primer manual moderno sobre asuntos sociales; Alfonso XIII y su papel en la Primera Guerra Mundial; la Escuela de Traductores de Toledo, responsable de la “recuperación efectiva de todo el legado cultural, científico y filosófico de casi dos mil años”; María del Carmen Angoloti y Mesa, mujer que, junto a la reina Victoria Eugenia, lideró la Damas Enfermeras de la Cruz Roja durante la guerra del Rif.





Teniente Antonio Velázquez (hoy general retirado)
También están presentes los Reyes Católicos, que lucharon “desde el primer momento para que los indígenas fueran reconocidos como vasallos tan castellanos como los de Toro, Segovia, o Ávila”; Ángel Sanz Briz y otros diplomáticos que se erigieron como defensores de los judíos durante el holocausto nazi; Javier Balmis y otros médicos en lucha contra la viruela con una expedición naval única; San Francisco Javier, cuya incansable labor en pos de la educación y de la evangelización le llevó por medio mundo; y José Celestino Mutis, biólogo, naturalista, médico y matemático, figura de primer nivel por sus altas contribuciones a la ciencia. En suma, una variada panoplia de personajes y hechos por los que estar sin complejos, orgullosos de España.
Alegoría de España
 Un libro que recomendamos desde el Foro de Cultura de Defensa para todos aquellos que quieran disfrutar con nuestra Historia,  dejar atrás la Leyenda Negra, siendo el regalo perfecto con el que sentirse satisfecho justamente de ser español, y de España. ¡Más que recomendable!
El general Millán Martinez junto con el autor Javier Santamarta del Pozo, en la presentación del libro en la Escuela de Guerra del Ejército

Para conocer algo más sobre el autor, Javier Santamarta del Pozo, y su obra, os dejamos una de las entrevistas que ha estado realizando hasta la fecha sobre este libro que ha tenido tan grande acogida en los medios (COPE, esRadio, Cadena SER, Onda Madrid, ABC, El Español, La Aventura de la Historia,... etc.), en la entrevista concedida al programa de La 2 de RTVE, Al Aventura del Saber.

ENLACE A LA ENTREVISTA



martes, 25 de octubre de 2016

ANTONIO BARCELÓ: Mucho más que un corsario


Antonio Barceló. Mucho más que un corsario es un apasionante recorrido por la vida y hazañas del mallorquín Antonio Barceló, un hombre sencillo que pasó de ser un simple marinero a convertirse en un auténtico héroe de la Real Armada española, gracias a su ingenio y valentía. El próximo mes de enero de 2017 se conmemora el III centenario de su nacimiento.
Antonio Barceló y Pont de la Terra (Palma de Mallorca, 1 de enero de 1717-ibídem, 25 de enero de 1797), un modesto patrón mallorquín, de familia humilde y plebeya que, cuando se exigía la hidalguía para ser oficial en la Armada o en el Ejército, de escasa formación académica e intelectual, logró entrar por méritos propios en esa elitista Armada y llegar nada menos que a Teniente General de ella, cuando todo en la sociedad, leyes y costumbres de la época se oponía frontalmente a tan alto encumbramiento. Cambió la manera de combatir en el Mediterráneo con la mismas armas y tácticas que sus enemigos piratas.


Se convirtió en corsario al servicio de la corona española y con los jabeques (embarcaciones propias de estas aguas, con remos y velas), artillados fuertemente, logró poner en jaque a los peligrosos bandoleros de las costas españolas.Más tarde, con la adaptación de poderosas baterías artilleras sobre barcazas, fue determinante en los distintos asedios de Gibraltar. Y a él se debe también, en 1784, la última victoria hispana sobre la ciudad de Argel, centro de toda la piratería berberisca. Barceló es quizá el último marino que alcanzó los mayores rangos de la Armada española por la fuerza de los hechos, sin haber pasado por una escuela de marinos y sin pertenecer a una estirpe de recio abolengo.
Sobre el Autor:
Agustín Rodríguez González (Madrid, 1955) es Doctor en Historia por la Universidad Complutense y académico correspondiente de la Real Academia de la Historia. Autor de más de una treintena de obras, colaborador asiduo en diferentes revistas, blogs y medios especializados con artículos e investigaciones, sus más de cien trabajos han sido galardonados con destacados premios y distinciones; posee la Cruz del Mérito Naval con distintivo blanco.
Ha publicado varias decenas de libros sobre Historia Naval, entre los que destacan: Isaac Peral, historia de una frustración; Lepanto, la batalla que salvó a EuropaMitos desvelados: Drake y la Invencible y Españoles en la mar y en ultramar.
Colabora frecuentemente en el blog “Espejo de Navegantes” del diario ABC, y en el programa “Españoles en la Mar” de RNE , entre otros medios. Es Consejero colaborador del Órgano de Historia y Cultura Naval de la Armada Española.

domingo, 6 de marzo de 2016

PIEDRAS CONTRA NUESTRA HISTORIA


El otro día estuve viendo “Elisabeth, la edad de oro”, y aparte de la  calidad que pueda tener (la verdad sea dicha no es de las películas  históricas que más me han gustado), hay que descubrirse ante los anglosajones (británicos y norteamericanos) por la gran habilidad que tienen para vender su historia con estas películas y además darle la vuelta o tergiversarla si es necesario sin ningún pudor. Lo mejor es que el resto del mundo las vemos, cosa que me parece perfecto, pero es que además la gente aprende esa historia mucho mejor que la que estudió en el colegio.

Seguro que si a cualquiera, medianamente aficionado al cine, y sin que tenga muchos conocimientos históricos le preguntamos por Enrique VIII o por Abraham Lincoln, por lo menos te saben decir que el primero tuvo seis esposas y que el segundo fue el presidente de los Estados Unidos que liberó a los esclavos negros. Pero si les preguntamos por Carlos III (por poner un Rey relativamente conocido y de los pocos que aportó algo a este país),  no tendrán ni repajolera idea de quién era o qué hizo. ¡Cómo lo van a saber si no hay ninguna película de su vida!

Pero eso no es culpa de los “pérfidos” ingleses o americanos “del norte”. Eso es culpa de este país nuestro al que tanto le gusta tirar piedras contra su propio tejado.

Quiero hacer un  pequeño repaso sobre los hechos que esas películas nos han vendido y compararlas con hechos de nuestra Historia, similares a los relatados en estos filmes, La mayoría de ellos relacionados con nuestra historia militar.

Y quiero empezar con el largometraje que me ha llevado a escribir este artículo. Elisabeth cuenta como Isabel I de Inglaterra llegó a reinar pese al tesón de los fanáticos católicos liderados por un agrio Felipe II y un malvado Papa. Por supuesto los malos malísimos de la muerte eran los enemigos de la Inglaterra protestante. Incluida la Reina María Tudor, hija de Enrique VIII y Catalina de Aragón (reina legítima, en la que en la película no dudan de tachar de poco menos que una solterona trastornada y fanática).

En este país, aparte de las películas rodadas en los años 40 y las recientes series de RTVE sobre Isabel la Católica y su nieto Carlos (honrosas excepciones a la regla), las únicas películas sobre reyes que hemos hecho son para hacer carnaza (no entro si con razón o sin ella) de la monarquía española tales como “El Rey pasmado” de Imanol Uribe y  “Jalea Real” de Carles Mira.

Tenemos una historia de más de dos mil años y tenemos que hacer dos “películas”. En una cuentan la gran inquietud del Rey por ver a la Reina desnuda y en la otra ridiculizan unos acontecimientos que llevaron a algo tan triste como la guerra de sucesión. Está bien hacer comedias basadas en la historia, el problema es cuando sólo se hacen, no ya comedias, sino bufonadas.

Hablando de conquistadores también nos encanta ver las hazañas de Alejandro Magno, protagonizada por Colin Farrell, que guapo estaba con su pelucón rubio, o al gladiador extremeño encarnado por Russell Crowe… y nadie protesta.

Me imagino si hiciéramos una peli sobre Cortés o Pizarro. ¡La que se iba a liar! “Que si esto es una ofensa a los pobres indígenas aniquilados”, “que si eran unos genocidas”... Y es posible que tengan razón, pero ¿es que tanto Alejandro como los romanos conquistaron medio mundo pidiendo permiso para pasar? Me parece a mí que no. Que se lo pregunten a la mitad de Asia que los macedonios atropellaron, o a los pobres cántabros, astures, iberos, galos y demás pueblos a los que Roma subyugó sin ningún reparo. La diferencia es que ni Grecia ni Italia se avergüenzan de su historia por cruda y cruel que pueda ser, y cuando los yankees hacen estas pelis se venden muy bien y nosotros, pobres borregos incultos seguimos arrastrando la leyenda negra y nos empeñamos en realzar lo malo y no nos fijamos en todo lo bueno que también hicimos, que fue mucho.


Otro ejemplo que se me viene a la cabeza puede ser el sitio de El Álamo en Texas. Los que ya tenemos una edad: ¿quién no recuerda a ese John Wayne haciendo de David Crockett en “El Álamo” de 1960? La echaban el sábado al mediodía y después nos tirábamos una semana jugando en la calle con palos a modo de rifles de avancarga para defender el fuerte y los que tenían mala suerte les  tocaba hacer de mexicanos.

Pero analicemos los hechos. La defensa de una antigua misión española defendida por los insurrectos gringos, acaba con la degollina de todos los defensores a manos de los malísimos mexicanos, (que por cierto lo que estaban haciendo era defender la integridad de su país, puesto que Texas era parte del Estado mexicano) o sea, una machada. Y esto da para hacer dos películas, que yo recuerde, una de 1960 y otra del 2004.

Si nos trasladamos a las islas Filipinas, en concreto a la villa de Baler en 1898, nos encontramos con unos veintitantos españolitos, la gran mayoría pobres jóvenes de clase humilde  que no tenían las 1.500 pesetas que costaba que otro fuera por ti a la guerra, mandadas por unos oficiales con más agallas (por no decir otra cosa) que el caballo de Espartero. Estuvieron atrincherados en la iglesia del pueblo durante 337 días, haciendo frente a una fuerza muy superior de tagalos. Y no sólo aguantaron el sitio con un par, sino que cuando por fin les convencieron para  abandonar su encierro, lo hicieron con sus armas y con el enemigo rindiéndoles honores.

Diferencias: de la primera como ya he dicho hay dos películas que todo el mundo ha visto una u otra version. Y de la segunda se hizo una película, que si bien no es mala, la verdad que no tiene mucho rigor histórico y además como se hizo en el año 1947 por Antonio Román, lo raro es que no hayan hecho que la destruyan por ser herencia de la dictadura. Además la gesta de estos pobres muchachos de reemplazo y sus aguerridos oficiales está condenada al más duro ostracismo y a que prácticamente nadie en este país la conozca. De hecho, las pocas calles que había recordando a alguno de aquellos soldados se les fue cambiando el nombre y no creo que quede ninguna.

Otro ejemplo puede ser la similitud entre el Desastre de Annual y la toma de Jartum por los Derviches.

De primer suceso, nos avergonzamos de esta parte de nuestra historia, y comprendo que no es para menos tras perder a 10.000 soldados en unos pocos días. Pero la diferencia es que el general británico Charles George Gordon hizo una machada similar a la del general Silvestre perdiendo un número similar de tropas y su propia vida, pero a éste le hicieron una película con Charlton Heston como protagonista.

No digo que le hagamos una película al general Manuel Fernández Silvestre, pero sí que se recuerde el  sacrificio de tanto joven que perdió su vida por unos intereses políticos que ellos no llegaron a comprender nunca.

Dentro de este desastre nos encontramos con un hecho que raya en el delirio.  Situémonos primero en la guerra de Crimea.  Lord Cardigan al mando de varios regimientos de caballería ligera se hace la trompa un lio y ataca lo que no tiene que atacar. Gracias a tan espléndida caraja, pierde la gran mayoría de sus tropas en una acción inútil que no ayudó en lo más mínimo para lograr la victoria.
Resultado: le escriben un poema elogiando tan “magnífico” acto heroico: “La carga de la Brigada Ligera” de Tennysson, una réplica a este poema de Kipling, una película de Michael Curtiz de 1934 con el gran Errol Flynn y un lugar en el imaginario popular sajón.

Ahora nos fijamos otra vez en el Desastre de Annual. Las tropas españolas se retiran en desbandada perseguidas por la Harka mora, perdón magrebí, que iban degollando a todo aquel que se quedaba rezagado. Para cubrir la caótica retirada de los miles de soldados españoles y marroquíes adeptos a las fuerzas españolas se ordena al regimiento de caballería Alcántara cubrir a las acosadas tropas.

El Alcántara compuesto por unos 700 jinetes carga una y otra vez contra el enemigo. Las últimas y agónicas cargas las hacen los pobres caballos al paso ya que no les quedaban fuerzas para galopar. Con este tremendo sacrificio permiten a costa de más del 80% de bajas en el regimiento que miles de soldados logren llegar a Melilla y así salvarse de una segura y atroz muerte a manos de la Harka.

Resultado: el olvido total. Hasta 91, si señores 91 años después, no se reconoció este gran gesto de heroísmo otorgándole a este regimiento la Laureada de San Fernando, la máxima distinción militar en tiempo de guerra y además tenemos que dar las gracias porque se hayan acordado por fin. Sobra decir que  por supuesto ni poemas ni películas ni leches.

Podría seguir haciendo comparaciones, que en este caso son más que odiosas. Como la Armada Invencible que todo el mundo, literalmente, conoce. Pero sin embargo nadie habla de la Contraarmada o la invencible inglesa, donde al pirata Francis Drake le dimos por todos los lados en La Coruña, Lisboa y en plena mar, teniendo que irse con el rabo entre las patas de regreso a Portsmouth el muy bellaco.

Todo el mundo conoce la toma de Gibraltar, inmortalizado el nombre de dicha batalla en el escudo de los Royal Marines o la batalla de Trafalgar, con su plaza y todo, y la toma de Portobello a la que dedicaron Portobello Road ambas calles en Londres. Pero ¡cómo se les olvida a los ingleses!, no le han puesto ninguna calle al bofetón que nuestro Blas de Lezo le dio al patán de Vernon en Cartagena de Indias. Y lo peor que es que nosotros tampoco lo hemos hecho. Claro es la historia belicista del criminal imperio español.

Está claro que el que no se consuela es porque no quiere. Que el ejercito Zulú, con lanzas y escudos de cuero, masacran a 1300 de sus soldados armados con fusiles y artillería perdiendo los dos cañones en la batalla de Isandhlwana en 1879…Pues les hacemos dos pelis, “Zulú” de 1964 con Michael Caine y “Amanecer Zulú” de 1979 con Burt Lancaster y Peter O’toole justo 100 años después. Y así, lo que fue una patanada de un incompetente oficial casaca roja, la convertimos en un acto heroico.

Los españoles sufrieron los combates contra los mambises y tagalos y los rigores de la jungla en Cuba y Filipinas en 1898, y para conmemorar el centenario de tan triste acontecimiento y recordar a estos pobres soldados, hacemos un bodrio como “Mambí” de los hermanos Ramos de 1998. En el que ni que decir que, otra vez, los malos malísimos de la muerte éramos los españoles, que posiblemente lo fuimos, pero no se cuenta en ningún momento como los rebeldes cubanos remataban a machetazos los soldados que se rendían y a los heridos  de nuestro ejército.

En definitiva, que ya no es que olvidemos nuestra Historia, que ya sea buena o mala es nuestra. Sino que además, como ya he dicho, nos encanta tirar piedras contra nuestro tejado. Nos encanta recordar lo peor de nosotros y olvidar los grandes momentos, que también los hemos tenido y todo debido a unos políticos incultos para los que la educción, y en concreto la historia, no es más que un medio para condicionar la mente de los chavales para sus propios intereses.

No voy a negar que el cine español es de una gran calidad, que hay grandes directores, guionistas y actores. Pero a la hora de hacer cine ameno nos estrellamos pero bien. En cuanto nos salimos de las comedias la pifiamos. Hacemos grandes películas de tema social, emotivas y con mensaje, y divertidísimas comedias como ya he dicho, pero no todo es llorar y reír.  Se echa de menos un cine histórico, bélico o de aventuras, ambientado en la grandísima Historia de este país, alejado del revanchismo y de la crítica atroz (no me entiendan mal, las críticas siempre son necesarias, pero tampoco nos tiremos al lodo nosotros mismos), y si se tiene que trastocar un poco la historia por el bien del guión, por lo menos que sea para algo interesante.

FRANCISCO CONTRERAS
Sargento (R) de la Guardia Real



martes, 27 de enero de 2015

PROGRAMA DE LIDERAZGO TÁCTICO (TLP)




Las siglas TLP corresponden a TACTICAL LEADERSHIP PROGRAMME o PROGRAMA DE LIDERAZGO TÁCTICO. Se trata de un centro de formación avanzada para pilotos y tripulaciones constituido mediante un acuerdo de diez naciones de la OTAN (Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Holanda, España, Gran Bretaña y Estados Unidos) y cuya historia se remonta al año 1978.

El objetivo del TLP consiste en mejorar la operatividad y efectividad de las Fuerzas Aéreas Aliadas por medio del desarrollo de las capacidades de liderazgo de pilotos y tripulaciones aéreas y de la práctica de planeamiento y ejecución de misiones complejas en un ambiente multinacional y en un entorno de amenaza realista. También se desarrollan cursos teóricos para personal de los tres ejércitos de países tanto de la OTAN como ajenos a la Alianza, y se colabora en la elaboración de doctrina aérea.

El TLP permanecerá en España al menos durante los próximos 10 años. Su traslado a la Base de Albacete desde Florennes ha estado motivado principalmente por las crecientes dificultades en el desarrollo de los cursos desde la base belga, debidas a la congestión del espacio aéreo en Europa Central. España ofrece unas instalaciones modernas y perfectamente adaptadas a las exigencias de un centro de estas características, un espacio aéreo muy adecuado para el entrenamiento requerido por el TLP y unas condiciones meteorológicas muy favorables. Las misiones se realizarán desde Albacete utilizando zonas de entrenamiento tanto sobre tierra como sobre el mar. Puede haber también misiones de larga distancia con la utilización en espacio aéreo de otras naciones, utilizando medios de reabastecimiento en vuelo. Las misiones nunca incluyen el empleo de armamento real.

La actividad anual del TLP consiste principalmente en:
I.- Realización de 6 cursos de vuelo, cada uno de ellos con una duración de un mes y la participación de alrededor de 30 aviones y 400 personas.
II.- Realización de 14 cursos teóricos de una semana de duración y destinados a unas 40 personas.
III.- Reuniones de doctrina; conferencias y seminarios,


A finales de los setenta el Cuartel General de la OTAN en el Centro de Europa se propuso impulsar las operaciones aéreas tácticas de carácter multinacional y, en Enero de 1978, ALEMANIA, BÉLGICA, CANADÁ, ESTADOS UNIDOS, PAÍSES BAJOS y REINO UNIDO suscribieron el Programa de Liderazgo Táctico, TLP (Tactical Leadership Programme) y lo ubicaron en la Base Aérea de Fürstemfeldbruck (Alemania). Los cursos comenzaron como seminarios de dos semanas de duración en las que tripulaciones expertas exponían, debatían, valoraban y formulaban tácticas, técnicas y procedimientos.

En Septiembre de 1979 el Programa se trasladó al norte de Alemania, a la Base Aérea de Jever, y al seminario se le añadió una fase de vuelo, ampliándose a cuatro semanas. En Jever se completaron 71 cursos de vuelo, graduándose cerca de 2.000 pilotos y tripulantes.

En Marzo de 1989 el TLP se trasladó a la Base Aérea de Florennes (Bélgica) y se reestructuró en tres “Branches” (secciones): a la ya existente de Vuelo, “Flying Branch”, se unieron la de Estudios, “Academics”, y la de Doctrina, “Concepts & Doctrine”. Un oficial de enlace de l’Armeé de l’Air se unió al Staff del TLP y Francia empezó a participar activamente en los cursos.

En 1996 se incorporaron DINAMARCA e ITALIA. En 1997, al retirar Canadá sus fuerzas de Alemania abandonó el Programa, pero mantuvo un oficial de enlace y continuó participando en los cursos.


En Enero de 2002 el TLP se convirtió en una unidad de apoyo del Cuartel General Aliado en Europa, SHAPE (“Supreme Headquarters Allied Powers in Europe”), que se unió como un socio más al Programa. El TLP pasó entonces a llamarse PROGRAMA DE LIDERAZGO TÁCTICO DEL MANDO ALIADO DE OPERACIONES, ACO TLP (“Allied Command Operations TLP”). Ese mismo año ESPAÑA se unió al programa, ampliando la proyección hacia el sur de Europa del Programa.

En 2009 se incorporaban FRANCIA y GRECIA. En Julio de ese año, el Programa inició su traslado a la Base Aérea de Albacete inaugurándose oficialmente el uno de octubre bajo la presidencia del Secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez Martínez. El día cuatro de Noviembre comenzó el primer curso académico, la modificación más relevante en su estructura es que la sección académica y la de conceptos y doctrina se han fundido en una sola (“Academics & Doctrine Branch”). El día nueve de Noviembre se inició el primer curso de vuelo en España -los vuelos propiamente dichos comenzaron el día once- y el doce tuvo lugar una Jornada para la Prensa a la que acudieron medios nacionales, regionales y locales de prensa escrita, radio y televisión.


ΠSECCION DE VUELO
Los objetivos de esta sección son:
1.- Mejorar las capacidades de liderazgo táctico, y su aplicación en vuelo, de los pilotos de la OTAN encargados de mandar formaciones de aviones de cierta envergadura.
2.- Mejorar la interoperabilidad táctica dentro de las Fuerzas Aéreas de la OTAN al trabajar con otras Fuerzas Aéreas con diferentes tácticas y capacidades (medios aéreos).

Organización de la sección de vuelo.
El mando de la sección de vuelo lo ostenta un Teniente Coronel que rota entre los países con una cuota de participación en el Programa superior al 10%: Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y Estados Unidos. Se compone aproximadamente de 18 oficiales de las 10 naciones participantes en el Programa repartidos por secciones, Aire/Suelo y Aire /Aire. Todos los instructores tienen gran experiencia y mantienen su aptitud volando en sus unidades al terminar los cursos. Se encargan de coordinar los escenarios para las misiones de vuelo de los cursos, impartir las conferencias necesarias, valorar los resultados y extraer las lecciones derivadas de cada misión realizadas.

El curso de vuelo.
Normalmente se realizan seis cursos al año de cuatro semanas de duración cada uno. Participan una media de 24 aviones por curso con su correspondiente tripulación y equipo de Mantenimiento. Los aviones participantes cubren una amplia selección de aviones tácticos con los que la OTAN cuenta a día de hoy.

El objetivo del curso es proporcionar entrenamiento realista a las tripulaciones dentro de las restricciones propias de tiempo de paz . Los participantes se encuentran cada día con un escenario distinto. Estos escenarios, están diseñados para que las tripulaciones se enfrenten a situaciones diferentes que les obliguen a enfocar el planeamiento desde diferentes perspectivas y a trabajar en equipo. Es un foro inigualable para intercambiar conocimientos, tácticas y modos de empleo de cara a sacar el máximo aprovechamiento de los diferentes medios puestos a su disposición en misiones aéreas combinadas que se conocen con el nombre de COMAO.

Las misiones se realizarán desde Albacete utilizando zonas de entrenamiento tanto sobre tierra como sobre el mar. Puede haber misiones de larga distancias utilizando medios de reabastecimiento en vuelo en las que se vuele en espacio aéreo de otras naciones adyacentes. De esta forma se amplía la variedad de zonas y objetivos a utilizar. Nunca se utiliza armamento real ni de instrucción.

El Programa se mantiene en continua evolución desarrollando nuevos escenarios que se validan en los cursos de vuelo al objeto de estar preparados ante cualquier amenaza que pueda surgir en el futuro.


 
SECCIÓN ACADÉMICA.
Los objetivos de esta sección son:
1.- Proporcionar una serie de cursos teóricos que tratan de: Doctrina y tácticas ante amenazas, armamento y sus efectos, características de aviones, capacidades de Misiles Superficie-Aire SAM /Artillería Antiaérea AAA, operaciones aéreas ofensivas y defensivas y coordinación en el campo de batalla.
2.- Aumentar las habilidades para el desarrollo de su trabajo a los participantes y promocionar un conocimiento común de todas las facetas en las operaciones aéreas tácticas de la OTAN.
3.- Examinar los diferentes conceptos de empleo táctico de las naciones y sugerir áreas de mejora.
4.-Desarrollar conceptos y doctrina para las operaciones integradas, así como el empleo y el despliegue de las fuerzas de combate de la OTAN y sus sistemas de armas.

Estructura y actividades.
Esta sección es mandada por un Teniente Coronel nombrado por rotación entre los países miembros del MOU y se compone de dos secciones, Académica e Inteligencia. Alguno de los cursos resultan ideales, aunque no indispensables, para la posterior participación en el curso de la sección de Vuelos. Esta sección está integrada por especialistas en Operaciones Aéreas Ofensivas y Defensivas, de Guerra Electrónica y de Búsqueda y Rescate en Combate. Aproximadamente unos 500 participantes pertenecientes a las fuerzas aéreas de la OTAN asistirán cada año a los cursos de la sección Académica en Albacete.

Una característica importante del TLP es que las dos secciones del TLP, Académica y de Vuelos, interactúan y se apoyan mutuamente para el beneficio del conjunto.

La Rama Académica y de Doctrina del TLP es muy consciente del momento cambiante del papel que desarrollan hoy en día las Fuerzas Aéreas. El énfasis en las nuevas amenazas y la necesidad de la solidaridad internacional para enfrentarse a ellas, da lugar a que se le dé una mayor importancia al desarrollo de las operaciones conjunto combinadas.

PERSONAL:
El staff del TLP está formado por 55 personas procedentes de las 10 naciones participantes. Por otra parte, el Programa da trabajo, además, a personas de la zona de Albacete a través de un contrato multiservicio.

El traslado del TLP desde Florennes hasta Albacete produjo un impacto positivo en la economía local durante el período 2.008-2.009: la inversión total en la Base Aérea ha superado los 32 millones de euros en infraestructuras y equipamiento. Además el TLP maneja un presupuesto anual de casi 5 millones de euros y, aunque no existen estimaciones sobre el impacto económico que el despliegue de más de 400 personas, seis veces al año, puede significar para la economía local, seguro que tendrá un efecto positivo para toda la provincia.